martes, 23 de abril de 2013

Seis vagones y un mismo viaje

por Javier Debarnot

I.

3 de junio a las 17:53 en un vagón de la línea 5, dirección Vall d´Hebron:

Una bellísima mujer, de pie junto a una de las puertas, mantiene una acaramelada conversación vía móvil.

“No puedo aguantar ni un minuto más sin verte. Sí, me he puesto tu perfume favorito y el sostén que te vuelve loco, para que me lo quites… No, mi marido tiene una reunión de directorio, así que hasta las 9 de la noche no notará mi ausencia, pero tranquilo, que desconecto este aparato y que se caiga el mundo: seré sólo para ti, y toda para ti”.


II.

2 de agosto a las 6:53 en un vagón de la línea 1, dirección Fondo:

Dos hombres intentan llevar una conversación mientras luchan contra legañas y bostezos.

-¿No es demasiado temprano?
-No, te digo que ya debe haber gente.
-Qué mal estamos, ¿quieres decirme que cada día la gente hace dos horas de cola para ver a un abogado?
-Sí, aunque desconozco cuántos tuvieron la suerte de llegar una mañana al trabajo y ver que habían cambiado la cerradura.
-Con dos cojones. Me río para no llorar.
-Venga, ésta es la parada.

III.

4 de mayo a las 11:32 en un vagón de la línea 5, dirección Cornella:

Sentado con un maletín sobre sus rodillas, un hombre chatea mientras se desconecta del mundo, ignorando que una embarazada está de pie a menos de un metro suyo.

>Estoy por llegar al banco.
Qué ilusión, nuestro primer piso. ¿Llevas todo?
>Sí, amor.
Tengo miedo de que no nos den la hipoteca.
>Pero si tengo una buena nómina, tranquila.
Sí, ya sé.
>¿Entonces?
Las cosas están difíciles. ¿Seguro que la empresa va bien?
>Más que bien, en el mejor momento.

IV.

9 de julio a las 11:32 en un vagón de la línea 3, dirección Trinitat Nova:

Dos hombres de traje, incómodos en un pasillo que separa dos vagones, conversan y a la vez hacen equilibrio cuando el tren arremete cada curva.

-Hace seis años que no viajaba así.
-¿Estás seguro de lo que vas a hacer?
-Sí, lo que hicieron Manzioli y López es la gota que colmó el vaso.
-Tú sabes bien que la decisión de cerrar la empresa no la has tomado por eso.
-Y tú eres mi gestor, no te pago para que seas mi psicólogo.
-Anda, hombre, desahógate.
-¿Sabes lo que es pillar a tu mujer en la cama con otro? Pues ahora caerán todos.

V.

31 de mayo a la 14:07 en un vagón de la línea 3, dirección Zona Universitaria:

Tres comerciales dialogan entre sí. En realidad, dos hablan y otro sólo escucha pero intenta quedarse al margen.

-Yo me animo, López, pero esa cifra es demasiado.
-Demasiado es el tiempo que nos llevan explotando. ¿No soñabas con ese crucero en agosto?
-Sí, tío. Pero sobrefacturar por tanto. Si nos pillan, se va todo al diablo.
-Tú déjame arreglar el papeleo y sólo preocúpate de convencer al cliente.
-Nos hemos pasado.
-Que no.
-De estación, hombre, ¿no bajábamos en Les Corts?

VI.

9 de octubre a las 9:48 en un vagón de la línea 4, dirección La Pau:

Una pareja viaja relajada y sin prisa porque sus hijos están en el cole y ellos van simplemente de paseo.

-Se me ha ocurrido una historia: un hombre va a sacar una hipoteca para comprar su casa sin saber que su empresa está a punto de hundirse, por culpa de dos empleados que estafarán a la compañía y por la infidelidad sufrida por uno de los socios. De un día para el otro, todos acabarán en la calle y deberán llevar a la empresa a juicio para salvar su dignidad.
-¿Y cómo la contarás?
-Con diálogos mezclados de sus protagonistas.
-¿Y tú los ordenarás?
-No hará falta. Al final de la historia, cada vagón podrá colocarse en su sitio para darle sentido a todo.




4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno, ¿por qué le metiste el vagón de la infidelidad?
Bueno por lo menos asi no es todo tema crisis economica.

Te llamo.

Martín

chapi dijo...

Jaja! Muy buenoooooo!

Anónimo dijo...

Muy bueno!

Abrazo

Gon PD Me estoy poniendo al día!

Anónimo dijo...

Espectacular! Tenés un don para hacer que tus lectores lean tus cuentos dos veces!

Muy buen estilo literario, la verdad que atrapa, muy ameno y además despierta curiosidad … inevitablemente si empezás a leer lo del primer vagón!

En el último te imagino a vos con Andre, relajados porque los nenes están en el colegio… y hablando de tu pasión y trabajo.

María

Datos personales